Preguntas más frecuentes

Muchos escritores espirituales hablan de “el poder del ahora”, “estar aquí ahora” o “vivir en el momento”. ¿Qué es lo que hace a la Fellowship diferente en cuanto a estos temas?

Estas son palabras que tratan de describir una realidad objetiva, y también lo son todas las palabras de esta website. Todas son ciertas, porque todas describen lo mismo, pero las palabras tienen poco valor a menos que puedan ponerse en práctica. La pregunta es: ¿cómo? Los momentos de presencia aparecen por sí mismos, generalmente como resultado de algún shock o estímulo externo, pero la presencia prolongada y un cambio interno real requieren un trabajo largo y a veces difícil. La respuesta no está en las palabras, sino en si se está realmente presente o haciendo un esfuerzo para estar presente. El objetivo de la Fellowship es simplemente éste: enseñar a sus miembros cómo ir más allá de las palabras hacia una experiencia directa y viva del presente, y cómo prolongar ese estado.

¿No hay otros grupos válidos?

Hay muchos caminos y muchos buscadores sinceros. En un momento u otro debemos dejar de buscar y empezar a trabajar. De lo contrario, toda nuestra búsqueda alimenta tan solo al ser inferior, convirtiéndose en algo para mostrar, una identidad que nos hace sentir reales. Puede que haya algunas escuelas válidas; en un momento u otro debemos trabajar con una. La Fellowship ofrece algo más que libros, videos, conferencias, discusiones sobre ideas elevadas, o sesiones de meditación o yoga. Ofrece un estilo de vida. Está diseñada para aquellos que quieren contraer un compromiso enfocado en el desarrollo de su propio Ser Superior, y que saben que se requiere esfuerzo. Nuestro maestro dijo: “No importa en qué escuela está uno, la cuestión es: ¿Estás en un estado de presencia? Si uno está en imaginación, ni siquiera está en la escuela."

Dijiste que tu escuela es un “estilo de vida”. ¿Significa esto que para ingresar en ella tengo que cambiar mi vida?

No, para ser un miembro de la Fellowship no tienes que cambiar tu vida externamente. La escuela se fundó sobre el principio básico del Cuarto Camino de que el trabajo ocurre en las circunstancias normales de la vida y no requiere condiciones especiales, tales como ingresar en un monasterio o un ashram. Hacer de este trabajo un “estilo de vida” significa aprender a llevar la práctica de estar presente a cada momento del día, no solo a ocasiones especiales, tales como asistir a servicios religiosos, retiros espirituales o sesiones de yoga. La mayoría de los miembros de la Fellowship tienen trabajos y familias, y llevan a cabo su trabajo interior dentro de las actividades usuales de su vida diaria. Como miembro, cualquier cambio externo importante que hagas en tu vida no será dictado por la escuela, sino por tu propia comprensión y por el deseo de acercarte más a tu Ser Superior. Si la presencia se convierte en tu “norte”, entonces, el resto se dará por sí mismo. También es cierto que para beneficiarte de la escuela tienes que crear espacio en tu vida para ello—requiere tiempo y energía. Sin embargo, cada miembro vive bajo circunstancias diferentes y tu grado de participación depende única y exclusivamente de ti.

¿Cómo sé que habrá resultados?

No puedes saberlo por adelantado —de hecho, esa pregunta nos lleva fuera del presente y dentro del reino de la imaginación. Nada está garantizado y es tan solo mediante un esfuerzo consistente que podemos conseguir algo real. Puedes intentarlo durante un tiempo y ver qué pasa. Si sigues sinceramente las prácticas de nuestra escuela y haces uso de lo que ofrece, cambiarás, y tu comprensión crecerá. Puede incluso que encuentres que tu idea de “resultados” deseados se transforma en algo muy diferente.  Walt Withman dijo: “Lo que eres elige su camino”.

Describes la imaginación como algo negativo. ¿Qué pasa con la imaginación creativa, tal como la que usan los artistas?

El término “imaginación”, tal y como se usa en nuestra escuela, se refiere a la actividad incontrolada de la mente—el fluir incesante de pensamientos, emociones, asociaciones e impulsos que ocupan nuestro mundo interno. No elegimos la imaginación, nos ocurre. Este es el estado natural del hombre dormido, y detenerlo requiere un esfuerzo interno. En el momento en que el esfuerzo cesa, la imaginación se reanuda. La presencia puede emerger solo cuando se controla la imaginación. Cualquier esfuerzo creativo requiere intencionalidad y decisión, y de esta manera, gracias a este esfuerzo, se realza en lugar de disminuir. La pregunta que uno debe hacerse es: “¿Está esta imaginación bajo mi control?”.

¿Puedo hacer estos esfuerzos por mí mismo o con mis amigos y otras personas interesadas?

Inténtalo y verás. Si puedes hacer esfuerzos consistentes y alcanzar los resultados que deseas sin una escuela, entonces no necesitas una escuela. Si verificas que no puedes hacer esfuerzos consistentes y conscientes solo, y que necesitas ayuda exterior, entonces puede que desees ingresar en una escuela esotérica. La imaginación y el ser inferior son enemigos más serios de lo que creemos. No es simplemente que carezcamos de foco  —hay realmente algo en nosotros que se resiste de forma activa al esfuerzo de estar presente. El ser inferior tiene un arsenal de trucos con los que nos engaña y nos lleva a pensar que estamos haciendo esfuerzos, o que no es necesario hacer esfuerzos. Sin la ayuda externa de un maestro y otras personas que hacen el mismo trabajo, es muy difícil distinguir lo que es verdadero de lo que es falso en nosotros.  Sentimos afecto por lo que nos vela. Solo un maestro con métodos perfectos para despertar puede ayudarnos a ver nuestra naturaleza ilusoria y quitar este velo. No es una cuestión de adquirir más conocimiento. Hoy en día hay disponible una cantidad incalculable de libros y conferencias sobre el despertar consciente. Lo que falta es una comprensión práctica y precisa de cómo usar este conocimiento y las condiciones que nos permiten hacerlo. No solo se nos debe recordar qué hacer, sino que se nos debe recordar continuamente.

¿Cómo puedo saber que el maestro está despierto?

En general, primero conoces a otros estudiantes, no al maestro. A través de las impresiones que tengas sobre ellos aprenderás mucho sobre el maestro antes incluso de conocerlo. Gurdjieff dijo: “En este trabajo, el que está más despierto es el maestro”. La parte en nosotros que reconoce al maestro es la parte más elevada de nosotros. Nadie puede anticipar esta experiencia por otro. Sin embargo, si te haces más consciente de tu propio sueño y más sensible a tus momentos de presencia, empezarás a reconocer esta diferencia en otros. Lo que distingue a un maestro es que está permanentemente establecido en la presencia. Cuando estamos presentes nos encontramos con él ahí, y nos encontramos con nuestro propio Ser.

¿Por qué tiene que ser tan difícil el trabajo?

El esfuerzo puede hacerse un estilo de vida, y ésta es una vida mucho más rica e interesante que una vida vivida en el sueño. En una escala más amplia, cada mito, cada cuento de hadas, cada epopeya, cada gran historia religiosa que hayamos oído y admirado, nos muestra a un héroe o una heroína afrontando una gran batalla entre la luz y la oscuridad. Es una experiencia asombrosa y humillante el darse cuenta de que emprender este trabajo significa que debemos re-actuar esta batalla internamente, momento a momento. Somos personas comunes y corrientes intentando una tarea extraordinaria —usar nuestro cuerpo transitorio y dormido para crear un Ser permanentemente despierto. Si no fuera difícil no tendría el valor que tiene. Petrarca dijo: “Es la lucha por ser un dios en el Monte Olimpo la que has elegido, la cual no es contienda pequeña o insignificante”.

¿Por qué generan controversia las escuelas esotéricas?

Una enseñanza poderosa provoca respuestas en aquellos a quienes toca. El papel del maestro es ayudar a sus estudiantes a despertar a su Ser Superior. Al hacer esto, debe ayudarles a ver su sueño, su imaginación, sus ilusiones, sus mentiras, su sentido imaginario de auto-importancia, todo lo cual debe morir antes de que su verdadero Ser pueda nacer. El estudiante necesita cooperar con el maestro en esto, y no siempre es fácil. Molestar nuestro sueño y nuestra imagen imaginaria de nosotros mismos, y ayudarnos a lograr nuestros centros superiores, es de hecho el propósito de una escuela, y provoca fuertes reacciones en el ser inferior. Solo el Ser Superior puede entender esta necesidad, que es la razón por la cual cualquier intento real de despertar pueda a veces crear controversia.

¿Cómo sé cuándo es el momento de hacerse miembro?

Si has intentado estar presente o alcanzar un estado espiritual y has visto que no puedes trabajar solo y necesitas la ayuda de un maestro y otras personas, entonces es el momento de ingresar. Mucha gente se pasa toda la vida yendo de un grupo a otro, sin en realidad querer nunca encontrar, porque encontrar supone trabajo real y significa renunciar a la idea de que el crecimiento espiritual reside en un cambio externo.

¿Hay que pagar para ser miembro?

Para ser miembro de la Fellowship hay una cuota que se hace de forma mensual. La cantidad depende de varios factores, tales como dónde vives, tus ingresos y tu situación. Las donaciones de los miembros están establecidas en una escala gradual, de modo que a los miembros más nuevos se les pide pagar menos que a los miembros más antiguos. Cada país tiene una estructura de donaciones diferente; ponte en contacto con el centro más cercano a tu lugar de residencia para indagar más sobre los pagos en tu área.

Me gustaría hacerme miembro pero no vivo cerca de ningún centro.

Dondequiera que sea que te hagas miembro te conectas al cuerpo de la escuela. Publicaciones semanales, vídeos de reuniones, mensajes diarios y comunicados frecuentes de nuestro maestro y estudiantes están disponibles para todos los miembros. Claro, te animamos a visitar otros centros y Apolo siempre que puedas. Es interesante, pero las circunstancias cambian a veces, incluso cuando pensamos que es imposible. Cuando nos dirige nuestro deseo de realizar nuestro Ser Superior, las cosas pueden disponerse de una forma bastante inesperada.

¿Qué ocurre si no quiero quedarme?

Ser miembro de la Fellowship es un compromiso mensual. Cada mes es una oportunidad de evaluar si has recibido algo y si quieres ser miembro otro mes más. Puedes cesar de ser miembro de la Fellowship en cualquier momento, simplemente dejando de hacer el pago de enseñanza mensual; sin embargo, por lo general, no puedes regresar sin hacer una donación de reingreso. La comprensión no llega inmediatamente, así pues, es bueno que te concedas a ti mismo algún tiempo para verificar estas ideas. Hay estudiantes que han estado en la escuela durante cuarenta años y otros que acaban de ingresar—todos unidos en su búsqueda del presente.